LAS PRUEBAS

La protección que ofrecen los Sistemas de Retención Infantil (SRI) es evaluada en impacto frontal y lateral, y además, se evalúa la facilidad de uso mediante una lista de control hecha a medida para la situación de América Latina.

Los tests de impacto frontal son desarrollados en parte de la estructura de un Volkswagen Golf VII, utilizando el pulso de desaceleración medio de todos los autos evaluados por Latin NCAP. El impacto lateral también se realiza en parte de la estructura de un Volkswagen Golf VII, que impacta contra una “puerta” fija, con un ángulo de 10 grados en la dirección del impacto. No todas las configuraciones de posición de sillas son evaluadas, generalmente se evalúan las posiciones más exigentes.

La protección que ofrecen los SRI se traduce en estrellas (entre cero y cinco estrellas). Cuantas más estrellas, mejor ha de ser la protección que brinda el SRI al niño en caso de un choque y con la instalación apropiada del mismo en el vehículo.

El nivel de desempeño en cada uno de los tests, frontal y lateral, se califica por porcentaje (de 0 a 100%).

La facilidad de uso se califica mediante la siguiente escala:

Grupo Marca
-- Muy pobre
- Pobre
0 Medio
+ Bueno
++ Muy bueno

La selección de los productos que se utilizan en la pruebas se basa en la relevancia y la disponibilidad en los mercados de América Latina, en base a las nominaciones de ProTeste, la Fundación Gonzalo Rodríguez y FIA Region IV. Todos los productos evaluados cumplen al menos con alguna de las normas: UN-R44, UN-R129, NBR 14400, o FMVSS123.